¿Cómo quiere la sociedad que pienses?

La sociedad se compone de un conjunto de relaciones sociales que determinan los patrones de comportamiento de las personas, así como las leyes para asegurar el orden interno. Cada sociedad en el mundo tiene códigos diferentes, que a su vez hace diferentes a sus personas.
Como la psicología social ha demostrado, buena parte del pensamiento de los individuos está mediado por el pensamiento de las personas que lo rodean, es decir, la sociedad.
Hay muchas sociedades, estas pueden ser segmentadas de acuerdo al país, continente, región y hasta hemisferio. Fundamental mente la sociedad occidental es una sociedad que aspira el consumo como forma de vida y la oriental una vida más recreativa y sabia.
Ahora bien, hay componentes que se repiten en todas las sociedades que buscan determinar la forma en la que piensan sus integrantes:
Religión
La religión es, junto a la educación, el arma más poderosa en una sociedad para crear cultura y, por ende, determinar la forma en la que esa sociedad quiere que pienses. Hay países y sociedades que han entendido esto y la educación está relegada a representantes de la religión predominante.
La religión forma buena parte de las creencias, actitudes y comportamiento de las personas. Con esto no queremos decir que las sociedades piensan en base a la religión, pero si es bastante importante.
Prejuicios
Todas las sociedades tienen prejuicios, los prejuicios son ideas denigrantes y generalmente negativas a cerca de un grupo. En algunas sociedades es mejor no compartir la religión predominante, que no compartir los prejuicios.
Algunas sociedades son profundamente autoritarias en sus formas de pensamiento y suelen castigar con desaprobación y rechazo a quien no apruebe sus prejuicios. Los grupos más estigmatizados son: chinos, musulmanes, negros y mexicanos; en occidente.
Estatus quo
A algunos modelos societarios les molesta, de hecho, que sus integrantes piensen mucho. Toda sociedad tiene jerarquías, privilegios, desigualdades, corrupción e injusticias; que los centros de poder luchan porque pasen desapercibidos.
Por ello, hay sociedades en las que se promueve un pensamiento de asimilación del status quo como un “orden natural” que no tiene por qué cambiar.
Es decir, buscan que los ciudadanos piensen que las cosas malas como la corrupción y las injusticias son elementos propios de la naturaleza hombre y no hay por qué intentar cambiarlos.
En fin, la sociedad con sus aparatos ideológicos busca muchas veces decirnos cómo pensar, qué pensar y qué sentir en base a los tres componentes que mencionamos.